19 de febrero de 2010

Métodos de espionaje al descubierto

Angelita -y por supuesto, también el robot- habían pasado a ser sospechosos de espionaje, estaba claro. Los agentes de Pérez Villegas estrechaban cada vez más la vigilancia sobre ellos, hasta convertirse en una presencia invisible pero asfixiante, algo que envolvía todo lo que les rodeaba con un halo de miedo y sumisión.

En este espeluznante documento gráfico de finales del año 1965 podemos ver hasta dónde podía llegar la implacable voluntad del Régimen del general Franco. El animal que aparece en la imagen es el perro del vecino del robot 3003, que como todos sabemos, vive en una parcelita en el Aljarafe sevillano.

Los agentes del Ministerio del Interior le insertaron en una oreja hasta cuatro aparatos sensores (micrófonos y rastreadores de onda corta de fabricación alemana, utilizados habitualmente por la policía de Franco. Tecnología punta de aquella época), para poder detectar alguna comunicación del robot con agentes exteriores que delatara un posible doble juego.


video

Al animal le practicaron un profundo corte
abriéndole la oreja derecha en dos
para poder insertarle los sensores.



El dueño del perro denunció el hecho a la Guardia civil, pero le amenazaron con empurarle si no se callaba. Casi llegan a las manos. Al final, el Ayuntamiento intervino comprando el perro, que acabó sacrificado en la perrera municipal poco después.


16 de febrero de 2010

Guus, ¿está Kees? (Escena I)


La Compañía de Verano presenta


Guus, ¿está Kees?
SAINETE EXPRESIONISTA


DRAMATIS PERSONAE


KEES VAN DONGEN, joven pintor holandés afincado en París
GUUS PREITINGER
, esposa de Van Dongen
PABLO RUIZ PICASSO, afamado pintor
FRANCESCA
, amante y musa de Picasso


En el estudio de VAN DONGEN en el "Bateu-Lavoir", en París. El joven pintor, apasionado anarquista, empieza a poder vivir de su pintura. Entre 1906 y 1909 tiene como vecino de estudio a Picasso, que le terminará llamando "er Kropotkin", de lo rojo que era.


ESCENA I
Guus, Picasso

PICASSO: (Asomado a la puerta, con voz atiplada y lamiosa) Guus, ¿está Kees?
GUUS: ¡Ya está aquí el pesado este! A ver qué quiere ahora. (Gritando) ¡Sí, Pablo! ¡Pasa!
PICASSO: (Acercándose tímidamente) Hola, Guus. ¿Qué es eso que huele tan bien?
GUUS: Patatas cocidas. Te huelen bien por el hambre que arrastras. ¡Miserable!
PICASSO: A mí me gusta todo. ¿Y Kees?
GUUS: Está dentro, con Francesca. Pintando.
PICASSO: ¿Con Francesca? ¿Pintando? Pero… ¡Cómo…! ¿Y llevan mucho tiempo?
GUUS: Un buen rato. Siéntate, Pablo. Ya van a terminar.
PICASSO: Me gusta que Kees vuelva a pintar. ¡Y Francesca es una fuente de inspiración inagotable!
GUUS: (Socarrona) Sí, sí...
(© D.C. 2010)


Guus, ¿está Kees? (Escena II)


La Compañía de Verano presenta


Guus, ¿está Kees?
SAINETE EXPRESIONISTA


ESCENA II
Guus, Picasso, Van Dongen, Francesca

Entran VAN DONGEN y FRANCESCA mirándose arrebolados. GUUS sigue atendiendo el fuego encendido.


PICASSO: Vaya, ya estáis aquí. ¿Has vuelto a pintar, Kees?
VAN DONGEN: Sí. ¡Ha sido magnifico! Estoy inspirado.
FRANCESCA: Es un gran pintor.
PICASSO: ¿Y qué estás pintando, si puede saberse?
VAN DONGEN: Desnudos.
PICASSO: Co… ¿cómo? ¿Desnudos? ¿De quién?
VAN DONGEN: De Francesca.
PICASSO: (encendiéndose) ¿De Francesca?
FRANCESCA: Vamos, querido, no te pongas celoso. Kees es muy profesional.
PICASSO: ¡Posando desnuda para él! ¡No digas nada más, por favor!
VAN DONGEN: Esto es ridículo, Pablo. Pareces un moro ¡Otelo!
GUUS: Parece un tonto, repitiéndolo todo constantemente.
PICASSO: (indignado) Bueno, ya has acabado el cuadro, no? Pues nos vamos, Francesca.
VAN DONGEN: Pienso pintar una serie completa.
PICASSO: ¿De desnudos? ¿De ella? Ni hablar. Vámonos, Francesca.
VAN DONGEN: Espera, amigo. Tenemos que hablar. Ya he pintado más de un retrato de Francesca, lo sabes. Estos cuadros son realmente buenos, tienes que verlos. Sentémonos. Guus, deja eso y trae algunos de los retratos terminados.
GUUS: (apaga el fuego y aparta la olla) Voy, querido. ¿Me acompañas, Francesca?
FRANCESCA: Claro que sí.
PICASSO: De todas formas, no me vas convencer.


GUUS Y FRANCESCA salen tranquilas por la puerta del fondo. Los dos pintores se quedan charlando junto a la pequeña mesita cubierta de cacharros. VAN DONGEN gesticula entusiasmado, tratando de convencer al pintor español de alguna cosa. Mientras, PICASSO le mira, entre apocado y receloso.

(© D.C. 2010)


Guus, ¿está Kees? (Escena III)


La Compañía de Verano presenta


Guus, ¿está Kees?
SAINETE EXPRESIONISTA



ESCENA III
Van Dongen, Picasso

VAN DONGEN y PICASSO, sentados sobre las dos únicas sillas de la sala, siguen hablando de negocios en voz baja. La mesa, abarrotada de avíos de cocina y retratos de Francesca, oculta en parte sus figuras. Por fin, VAN DONGEN se levanta con gesto de satisfacción.


VAN DONGEN: Bien, bien, Pablo. ¿Ves como al final los cuernos no duelen tanto?
PICASSO: ¡Cómo se te ocurre! ¡Eso ni mencionarlo!
VAN DONGEN: Tranquilo, Pablo. ¡Ja, ja! ¡El honor de los españoles! ¡Patético!
PICASSO: ¡Calla! ¡Me ofendes!
VAN DONGEN: No gritemos. Las mujeres nos van a oír. Mira, Pablo, tenemos un buen acuerdo. Yo me trajino... Perdón, pinto a Francesca y tú colocas los cuadros a tus amigos ricos. Para ti un treinta por ciento, hemos dicho. Así todos ganamos, no?
PICASSO: ¡No sé cómo me he dejado convencer!
FRANCESCA: (Desde el estudio) No ha resultado tan difícil, cariño.
PICASSO: ¡Descarada! (Volviéndose hacia Van Dongen) ¿Y Guus?
VAN DONGEN: Dentro, ya lo sabes. ¿Por qué lo preguntas?
PICASSO: (Cabizbajo) No, por nada.
VAN DONGEN: Vamos, Pablo, este es un buen acuerdo para todos. A Guus no le importa.
PICASSO: Entiendo. Ya no tiene remedio. (De repente, excitado) Oye, Kees... Sabes que tengo una fama... Mis cuadros se venden bien... Espero que este asunto no pase a la posteridad, ¿verdad, camarada?
VAN DONGEN: (Con aire de superioridad) Por supuesto, Pablo, por supuesto.

( © D.C. 2010)




Jonathan Richman: Pablo Picasso


13 de febrero de 2010

Las preguntas que me hacéis (VII)


PREGUNTA: ¿Qué es esto de los espías de la serie Hazañas bélicas?
RESPUESTA: Se trata de una banda de mafiosos dedicada al robo y posterior venta de secretos industriales por todo el mundo. Tienen su origen en la antigua U.R.S.S., pero la célula detectada por la Marina española depende directamente de un empresario corrupto y cruel que opera en la zona del Estrecho, y que se supone que es su jefe. En aquella época tenían oficinas en La línea y en Algeciras, y desde allí controlaban todo lo que se movía por el campo de Gibraltar. Ahora han detectado al robot 3003, lo han clonado y lo están subastado por piezas en internet, bajo el nombre comercial de servos 3003.


El jefe de los espías (foto Archivo INTERPOLI)


PREGUNTA: ¿Qué va a pasar con Angelita y el robot?
RESPUESTA: No lo tienen nada bien. A Pérez Villegas, que todo este asunto haya saltado en Cádiz precisamente le ha parecido de lo más sospechoso: Demasiado cerca de las raíces de Angelita, de "su gente"… Demasiado cerca también de los ingleses de Gibraltar. (Ver: Las preguntas que me hacéis IV). Angelita se ha convertido para Pérez Villegas en la principal sospechosa de este grave caso de espionaje militar. Así de claro.
En cuanto al robot, está literalmente "vendido": clonado, troceado y subastado en internet. Ruina total.
PREGUNTA: Dijiste en la entrevista anterior que les ibas a "poner las pilas" a los guinistas de esta serie. Parece que has cumplido bien tu amenaza, no?
RESPUESTA: Pues ya ves.
PREGUNTA: Pero sigue siendo una serie aburrida...
RESPUESTA: Hay que joderse y aguantar el tirón. Ya vendrán tiempos mejores.


11 de febrero de 2010

La gran duna

Sobre la escalinata de acceso



Es el lugar más elevado del Parque Nacional de Doñana



Un bosque de pinos mantiene fosilizada la gran duna.

(© Fotos: D. C.)



AHORA VIENE LA ENTRADA-COMENTARIO:

"La gran duna" iba a ser mi primer intento serio de realizar la tan anunciada ya entrada-comentario, pero al final se ha quedado sólo en un proyecto. Me explico: Yo creo que a las series como Escenarios les faltan unos textos bonitos, cuidados, sugerentes, que acompañen a las fotos, como ocurre en los blogs serios de la gente seria que entiende de estas cosas.

De modo que debajo de las fotos de la duna quedaría bien un texto lírico de tono elevado, casi heroico, del tipo:

Ya calienta el sol
la dorada loma de la gran duna que,
encadenada por implacables raíces
de centenarios pinos,
soporta impertérrita
el divino castigo cotidiano
por su soberbia
de montoncito de arena
venido a más.


También encajaría a la perfección un texto lírico-melancólico:

Cuántas veces asististe
- juez y parte, duna profunda -
a los furtivos juegos sexuales
de atrevidos adolescentes.

O descriptivo, que permita recrear en nuestra fantasía dunas virtuales o ciberdunas:

Situada en el Parque Dunar de Doñana (Huelva), la gran duna fósil de extiende de este a oeste y paralela a la costa, desde la playa de Matalascañas hasta Mazagón. Esta duna se formó debido a dos procesos geológicos sucesivos; en primer lugar, el terreno se elevó debido a una pequeña fractura o falla situada en de Matalascañas y posteriormente se depositaron sedimentos eólicos recientes sobre esas areniscas. Estos nuevos sedimentos fueron fijados de manera natural debido a la colonización espontánea de plantas autóctonas y por las sucesivas repoblaciones que tuvieron lugar a mediados del siglo pasado, realizadas de manera casi exclusiva con pino piñonero, árbol dominante en el Parque Dunar, y en todo el Espacio Natural de Doñana en general.

Pero al final he decidido que no, que ya era suficiente castigo para vosotros con publicar viejas fotos para rellenar estos huecos absurdos dentro del mundoblog. Publicar por publicar, vaya.

Así que sólo he puesto las imágenes, como en la primera entrega de escenarios, acompañadas de unos breves pies de fotos explicativos.

Como dice mi primo el del pueblo: las cosas, contri más sencillas, mejó.


10 de febrero de 2010

Los servos

En aquella reunión en Madrid, Pérez Villegas le dio a Angelita bastantes voces, media jaqueca y una dirección de Internet: www.iearobotics.com. ¡Allí estaban los terribles Servos Futaba 3003, los clones piratas de nuestro robot!


Efectivamente, como había dicho el corbata negra, los espías se habían apoderado de todo. Era increíble; tenían incluso la ficha de la unidad Pukot que hubo que traer desde Heidelberg (Alemania). Costó carísima, recordaba Angelita. Los espías la llamaban Puchobot:


Ficha de la unidad Puchobot en poder de los espías. Compárese con la unidad Pukot del robot en La búsqueda (IV): Torrotrón.


El “Cuaderno técnico 3” era el que contenía los planos de lo que los espías llamaban Servos 3003. ¡Nuestro robot expuesto y subastado por piezas a través de Internet!


Planos del 3003 en poder de los espías


Todo esto suponía el final definitivo de Angelita. Y el del robot.


El desguace David de Augusto, situado frente al Parque Alcosa de la capital sevillana, podría ser el final definitivo del robot.
Ese o cualquier otro desguace.



(Imágenes obtenidas de www.iearobotics.com y www.daviddeaugusto.com sin ningún interés comercial o ánimo de lucro. Todos los contenidos de el ojo del boticario son ficticios)


7 de febrero de 2010

Cita en Madrid

Angelita viajó a Madrid dos días antes de la cita que tenía con Pérez Villegas. Se alojó en la Pensión Talavera, cerca de María de Molina, y estuvo repasando los informes que le habían estado llegando desde todos lados: los del Centro de comunicaciones de la ciudad naval de San Fernando, los de la Comisaría de Oriente Próximo y los de sus amigos del Ministerio de Exteriores. Para estas cuestiones sus contactos en las altas esferas seguían funcionando bien.

Pérez Villegas la recibió en su despachito del viejo edificio del Ministerio del Ejército en la Plaza de Cibeles. El ambiente era totalmente hostil, como correspondía a aquel lugar.

El viejo edificio del Ministerio del Ejército

- ¿Qué ha ocurrido esta vez, Consuelo?
- Eso quisiera saber yo. Pensé que usted me lo diría.
- La Marina entera detrás de tu robot, Consuelo. Hasta el Crucero Canarias ha sido puesto en alerta.
- ¿Y por qué, si puede saberse?
- Nos han descubierto. Aquí tienes todo el informe. Estamos totalmente al descubierto. Tiene gracia, ¿no crees, "Angelita"? Somos espías espiados.

Pérez Villegas estaba literalmente empapelando a Angelita


Angelita miraba los informes con temor. Algunos de aquellos papeles ya los conocía, pero no se esperaba una noticia como esa.

- ¿Quién nos ha descubierto?,-se atrevió a preguntar.
- Parece que se trata de una banda de espionaje industrial. Agentes que actúan por su cuenta, desde Cádiz. Sospechamos que puedan estar en contacto con los ingleses en Gibraltar. La Armada detectó la filtración. Ellos dieron la alarma.

Angelita estaba paralizada. Notaba el dolor que le provocaba la rigidez de sus miembros. - ¿Qué saben?, -balbució conteniendo las lágrimas de indignación.

Pérez Villegas bajó un instante la mirada, apretó los puños y repondió con voz lenta, llena de ira: - Lo saben todo, Consuelo. Planos, piezas... todo. Han desarrollado sus propios artefactos a partir de nuestros planos para venderlos al mejor postor. Ya están en la fase de producción. Todos los secretos del robot han sido publicados delante de nuestras narices, Consuelo. ¡Y tú no te has enterado de nada!

Pérez Villegas


6 de febrero de 2010

Las preguntas que me hacéis (VI)


PREGUNTA: ¿Qué le ha pasado al contador de visitas del blog?

RESPUESTA: Parece ser que está estropeado. ¿Te acuerdas de las interferencias que el robot ocasionó en algunos blogs y las quejas que recibió por parte de blogger? Pues eso ya terminó. Ahora lo que se ha roto es la cogida interior del mecanismo del contador, y claro, la chapita con el número se ha quedado colgando.

Cuando no es por una cosa es por otra. El caso es que el contador está otra vez parado y no vamos a poder saber el número de visitas hasta que no venga el técnico y lo arregle.

Contador estropeado

PREGUNTA: Oye, y con respecto al robot y eso...¿qué está pasando ahora en la serie Hazañas Bélicas? Porque no hay quien se la lea. Es muy aburrido eso de la guerra.
RESPUESTA: Llevas razón. En los últimos datos del índice de audiencia se ve que esa serie está perdiendo share. "Marta la zorra" y "Los que estamos a este lado" siguen acaparando records de audiencia en el blog de la botica.

PREGUNTA: ¿Piensas eliminar esta serie del blog?
RESPUESTA: No. Pienso ponerle las pilas a los putos guionistas.


4 de febrero de 2010

Jamón de mono


Jamón de mono: Inma y Estela


Jamón de mono sigue palante. ¿Otra amenaza más ?

3 de febrero de 2010

El miedo (II)

Angelita repasaba una y otra vez aquel mensaje que había recibido de sus contactos en el Ministerio del Interior en Madrid. No lo podía creer. Había algo en aquella orden confidencial que le hacía presagiar los peores augurios.

En primer lugar, estaba fechada el 30 de enero de 1965. Hacía ya tres meses de aquello. Demasiado tiempo. Si no fuera por sus amigos en la capital, posiblemente ni se había enterado. El robot llevaba cuatro meses fuera de su control! A Angelita le recorrían escalofríos por la espalda imaginando las caras que tendrían los “corbatas negras” del Ministerio.


Por otro lado, la orden procedía del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y alertaba a todo el Almirantazgo de la Zona del Estrecho: La Carraca, Grupo Delta, Tiro de costa…
Algo muy gordo tuvo que haber ocurrido.

La Carraca, en San Fernando Cádiz

A pesar de lo escueto del mensaje, estaba claro el asunto que lo provocaba: "DETEC 30 A-03". Debía de tratarse de algún avistamiento fortuito del robot, como ya había ocurrido otras veces en pueblos del Aljarafe. Pero estos tropiezos -que lógicamente creaban cierto malestar y alarma social- siempre se habían resuelto con un informe de la Guardia Urbana, con una buena comida para el alcalde, con un regalo. ¿Por qué alertar en esta ocasión a un tercio de la Armada española? ¿Por qué dar la orden de reforzar 24 horas la vigilancia del robot, en vez de detenerlo?

No se trataba de un simple avistamiento. Esta vez era algo distinto. Algo mucho peor.