5 de noviembre de 2010

El Mantelete cerrado


El Mantelete cerrado I



El Mantelete cerrado II



12 comentarios:

Mar Cantón dijo...

(El primero parece que sestuviera cachondeando un poco, no??)

anónima dijo...

Hola 3003

Oye, que candaos más sofisticaos!!

Incluso creo que tienen vida. El primero se amotina ante tanta cerrazón y el segundo se deja llevar por los tiempos, como diciendo estas son mis circunstancias aquí estoy presto a que decidan por mi, pero que sea pronto!!!.Estoy harto de mi verdadera función!!!

3003 dijo...

Lleváis las dos razon. El primero parece que tiene mucha guasa y sin embargo el segundo está como resignado, es verdad. Y eso que los dos parecen llevar el mismo tiempo aguantando lo que quiera que haya al otro lado.

Los cerrojos y candados tienen estas cosas: cada uno se toma la seguridad a su manera, y luego los acontecimientos van pasando y siempre se nos quedan preguntas sin responder (Elev dixit)

anónima dijo...

Hola 3003

Qué historia la de los candados!!.

En el siglo XV, los marineros sevillanos del arrabal trianero tenían por costumbre amarrar medio cabo de soga, con un nudo de doble lazo en forma de candado, sobre los noray del muelle de la Sal o en las barandillas del Puente de Barcas( actual Puente de Triana) la noche antes de partir hacia el nuevo continente. Lo hacían como ofrenda de " lealtad y amor eterno", impresionante ¿verdad?
Habrá pasado algo parecido en el Mantelete?

La bruja Piruja dijo...

Son chulos los candados, me quedo con el primero, que aunque es cierto que parece que tiene un poco de guasa, mira hacia arriba, con optimismo, esperando la llave que venga a abrir y descubrir sus mas intimos secretos, en un perfecto acoplamiento llave-cerradura.
Bueno si no hay acoplamiento perfecto, una ganzua o una sierra también puede servir.

Elevalunas Ecléctico dijo...

Hay un tipo de sueños -a los que Freud denominó "remanentes arcaicos" y Jung "arquetipos"- cuyo contenido no se basa en las experiencias individuales, e incluso puede ser desconocido por la persona que sueña. Un ejemplo clásico es el símbolo de la llave y la cerradura, de evidente carga sexual. El candado, por su parte, y en contra del uso que socialmente se le atribuye, como representación de la fidelidad, implica más bien una sexualidad oscura y masturbatoria, que se penetra a sí mismo al tiempo que se cierra.

3003 dijo...

Anónima: esa costumbre de poner candados en el puente de Triana parece que se ha vuelto a poner de moda, y el Ayuntamiento de Sevilla está ya hasta los cojones de los candados.

3003 dijo...

Vamos a ver: aquí hay candados y cerrojos: cada cerrojo va con su candado. Y ahora podemos hacer las comparaciones sexuales que queráis. Se trata del elemento masculino y el femenino? Son hermafroditas? Camas redondas? No practica sexo por falta de lubricación? O son seres asexuados, y se reúnen sólo para hablar de fútbol?

Por último, si los candados sólo se masturban, qué hacen los cerrojos por las noches?

Bruja: oye, todo esto lo has liado tú con tu comentario acertadísimo!

Elevalunas Ecléctico dijo...

Definitivamente, el candado es hermafrodita y onanista.

3003 dijo...

Pues definitivamente, los cerrojos ná de ná: hace tiempo que no se corren.

anónima dijo...

Hola 3003

Bueno, bueno... tenemos sex party de candaos y cerrojos!!

Elevalunas a mi me parece mucho más real y profundo Paul Diel que Freud, su análisis del deseo y sus contradicciones,mucho más amplio y comprensivo.El superyó es concebido como supraconsciente y, lejos de ser un elemento neurotizante y convencional, encargado de reprimir los deseos, permite al hombre moverse en la selva de la realidad y de sus deseos sin ser desgarrado por ellos: por la nerviosidad,pero también por su contraria,la trivialización, otra deformación psíquica no vislumbrada por Freud.

El desierto del Condado dijo...

Está la cosa caliente con los candados...
Os voy a decir una adivinanza que le decia mi abuela mara antomia a mi pareja:
Adivina adivinanza, orro orro y por la noche te meto el porro, ¿que es?

Saludos desde este otoñal desierto, pero con mas frio.