28 de septiembre de 2010

Leandro Gado



Concierto de Leandro Gado en la sala El Canalla.
Sevilla, septiembre 2010
.


Leandro Gado en El Canalla.

Sí, ya sé que el título de este poft suena como eco lejano de patio interior, pero es lo que fue, como solía decir (según cuentan) la madre de mi abuela al padre de mi abuela, “lo que bien estuvo, bien está”, haciendo la típica pirueta conceptual de emanaciones cuánticas. Justamente algo así fue la sensación que nos dejó a los asistentes el debut absoluto de Leandro Gado, una banda que dará que hablar próximamente en los círculos mercantiles, con su rock de regusto sureño y retrogusto de frutas del bosque con camarones. Frescura y ganas de pasarlo bien alargando los segundos y flexionando las vértebras a base de rugidos armónicos y quejíos psicodélicos de los que ya no quedan. Todo un guiño al equinoccio y a las bajas presiones. Confiemos en que esta banda se consolide y podamos topárnosla en el futuro con frecuencia en los acueductos de la vida regalada.

(Publicado por
Elevalunas en nosoloimpulsos)

7 comentarios:

3003 dijo...

Ese Paco de moda!!

Elevalunas Ecléctico dijo...

¡Ole ahí!

PD: gracias por la cita

3003 dijo...

Os lo merecéis los dos (Paco y tú, vaya).

Qué pena la luz, verdad? Y la letra me hace mucha gracia, pero algunas cosas no las pillo. Está en internete?

Elevalunas Ecléctico dijo...

Eso tendrás que preguntárselo a él, la verdad es que no lo sé. ¡Paco, tío, pásate por la botica y haznos un comentario!

3003 dijo...

Mencanta esto que dice:

Ahí viene la Tormento
con cara de sargento.
Con la mirada
lo dice todo:
si no está cabreá
le falta poco.


Poesía popular!

anónima dijo...

Hola 3003
Hola 3003

Cabrearse es humano y... sevillista!
Dicen que la ira es un sentimiento especial, y que en lugar de producir rechazo corporal, acerca.Además agudiza la capacidad auditiva del oído derecho y disminuye la hormona del estrés.
El cabreo y las risas unidas son dos armas indestructibles.

La Tormento es perfecta!!

3003 dijo...

Hola anónima! Creo que llevas mucha razón, sobre todo en lo de que la ira acerca.