21 de marzo de 2010

El exterminador

Pérez Villegas mandó a uno de sus sicarios más eficientes para acabar con el asunto de Angelita y el robot 3003: Mauricio Tresejo, también conocido por los alias "Mauricio Domínguez" y "José Carlos Domínguez", apodado en las cloacas del Régimen como el exterminador.

Mauricio Tresejo el exterminador

La unidad 30 A-03 se encontraba desde hacía algún tiempo custodiada en los hangares del aeródromo de Tablada, en la capital andaluza, y Angelita continuaba con sus labores docentes en el Colegio de las Esclavas, vigilada de cerca por agentes del Ministerio. De modo que toda la situación estaba controlada cuando Mauricio Tresejo llegó a Sevilla en el expreso Estrella Giralda. Le acompañaba un chupatintas delgado y pálido cargado con un maletín negro que llamaba la atención de los buscavidas que pululaban por la Estación de Córdoba.

Se dirigieron en taxi hacia el centro, donde les esperaba Angelita. Tomaron café en un pequeño velador de La Campana. Tresejo le confesó entonces:

- Debe viajar a Madrid. En el Ministerio la esperan para oír sus explicaciones sobre el caso abierto. Yo no iré. El licenciado Vázquez Rubio la acompañará, - dijo mirando con cierto desprecio al blanquecino chupatintas.

Aquel dato sorprendió a Angelita. Necesitaba saber para qué se quedaba allí. Quizás el robot corriera peligro.

- ¿No vuelve usted a Madrid? ¿Se queda en Sevilla?
- No. Continuaré mi viaje hasta la bahía de Algeciras. Tenemos algunas cuentas pendientes con los agentes que copiaron los planos del robot.
- ¿Y si me niego a ir con este señor?
- Considérese arrestada, Consuelo. Si lo prefiere, puedo obligarla a viajar esposada.
- ¿Es así como lo quiere Pérez Villegas? ¿Es esto lo que le ha ordenado que haga?
- Señora, yo sólo cumplo órdenes. Una negativa lo empeoraría todo. No tengo tiempo que perder, de modo que no me obligue a usar la fuerza. Mañana saldrán para Madrid.

La confitería La Campana. Sevilla

Empezaba a oscurecer sobre Sevilla y Angelita se sabía atrapada. Sintió un desagradable escalofrío y se arrebujó en su chaquetilla de paño. No se atrevía a mirar a los ojos de aquel matón, pero necesitaba obtener algunas respuestas más. Pasados unos minutos se atrevió a preguntar:

- ¿Qué ocurrirá con el 3003?
- Será reprogramado otra vez en Tablada, bajo las órdenes del Capitán Ingeniero Lahoz (ver Angelita III). Intentaremos adaptarlo para labores administrativas dentro de las instalaciones del aeródromo. Su destino será traducciones y comunicaciones con el extranjero, posiblemente. No saldrá nunca más de allí.
- ¿Seguro que no lo destruiréis?
- Señora, el robot todavía puede resultar valioso. Algunos ingenieros de la Alemania Occidental trabajarán con él hasta completar su reinserción. Todo se hará en el más absoluto secreto.
- ¿Para qué necesitan a esos técnicos alemanes? ¿Qué pretenden hacer?
- Buscan ciertos datos. Datos muy valiosos para nuestros amigos nazis. No puedo decirle nada más. Ahora vuelva con las monjas. Aproveche el resto de la tarde para hacer las maletas. Creo que pasará una larga temporada en Madrid.


13 comentarios:

anónima dijo...

Hola 3003

Yo creo que con el robot quieren hacer una serie de experimentos porque están convencidos como decía Philip K. Dick de que no vivimos en la realidad sino en un mundo de apariencias que es preciso desenmascarar.
Esta historia está tomando características dickianas porque se muestra la frágil naturaleza que caracteriza a la realidad perceptible.Los personajes van descubriendo que su vida diaria es realmente una ilusión construida por poderosas entidades externas, por grandes conspiraciones políticas.
¿Cómo Angelita ayuda a pasar información de 3003?
¿Cómo 3003 piensa en un robot llamado Amador?
Por tanto no puede haber una única realidad objetiva; todo es una cuestión de percepción.

3003 dijo...

Vaya análisis!

3003 dijo...

Pero anónima: te suena la cara del exterminador?

anónima dijo...

Creo que si 3003, podría ser RGL?
aunque podría ser una percepción ,nunca se sabe!!!

3003 dijo...

Correcto!

anónima dijo...

3003 , no crees que RGL pudiera ser
un tal Neo que ha sufrido un salto temporal?
Es un exterminador o sabe que miles de millones de personas están siendo cultivadas para poder dar energía a las máquinas?

3003 dijo...

Qué más quisiera RGL que ser Neo y ligarse a la Trinity! RLG vive en el mundo virtual de Rusidistán, no en Matrix.

anónima dijo...

Eso es cierto!!
Si fuera Neo hubiera superado su ego y no seguiría preso del sufrimiento y del deseo

Rusidistán lo tiene enganchao!!

anónima dijo...

Hola 3003

Mirando bien al exterminador, no le ves un cierto aire a Bruce Willis?.En la película del sexto sentido hacía de psicólogo.
En tus circunstancias 3003 puede ser que actúe como psicólogo programador.

La bruja Piruja dijo...

No está nada mal tomarse un pastelito en La Campana. Yo apuesto por unas "torrijas", ¡ya se acerca Semana Santa!

javier dijo...

Pues si hay que convidar no veo yo al señor Tresejo. ¡Dos años llevan algunos catar cierta lata de mejillones! (los robots a este paso se van a tomar el aceite na más).

3003 dijo...

Javi: no sabes el trabajo que da tener que arrastrar robots, espias, etc. Parriba y pabajo, qué pereza!! Y el Tresejo, mucho exterminar pero poco convidar! Sólo invita a tu jefe!
Te das cuen?

El desierto del Condado dijo...

Vente ya pal pueblo espigocha, que ya estamos fumandonos lo que queda de la cosecha con la Greta, y el exterminador se parece al chinito nacatone en sus mejores tiempos.